La primera idea que quiero comentar sobre los Cloud Services para Pymes, es que NO existen Servicios en la Nube para pequeñas y medianas empresas sino para cualquier tamaño de empresa, es decir, los servicios en la nube han acercado todo tipo de servicios a cualquier empresa de cualquier tamaño, servicios y funcionalidades que antes estaban solo al alcance de corporaciones dispuestas a realizar un gasto importante en sistemas de información, tanto a nivel de licencias como de Hardware y sobre todo en recursos técnicos de personal, ahora están disponibles a un coste por servicio más o menos aceptable para pequeñas organizaciones, sin realizar ningún tipo de inversión.

¿Y que es esto de servicios en la nube? Al final no es nada tan nuevo, ni algo que anteriormente no existiera, pero si es algo que con diferentes nombres a lo que se conocía se ha ido extendiendo y utilizando masivamente; una de las definiciones sería:

“todo lo que puede ofrecer un sistema informático ofrecido como servicio, de modo que los usuarios puedan acceder a los servicios disponibles, en la nube de Internet, sin conocimientos (o, al menos sin ser expertos) en la gestión de los recursos que usan”

En una entrada anterior tenéis explicados algunos conceptos básicos sobre los tipos de nube existentes, vale la pena que os familiaricéis con estos conceptos.

Una vez vistos estos conceptos ¿qué sistema es el que necesito o es mejor para mi empresa? dependerá mucho de la criticidad de tus sistemas, del tipo de aplicaciones y datos que manejes… pero la mayoría de pequeñas empresas pueden utilizar un escenario muy similar.

Nosotros llevamos muchos años gestionando CPDs de nuestros clientes, creando sistemas en nubes privadas para ellos, casos con nubes hibridas y desde hace algún tiempo vemos que el 100% de nuestros clientes han migrado o pueden hacerlo a sistemas de nube pública, de todos modos para casos puntuales se puede estudiar algunos sistemas de nube privada.

¿Qué nube pública? La verdad es que mi opinión, que puede y posiblemente deba ir cambiando según vayan evolucionando los sistemas en la nube disponibles, primero hay que plantearse algunas cosas.

¿Importa si van a hacer uso de nuestros datos? Los sistemas nube de Google son fantásticos y según el tipo de uso, son gratuitos o a unos costes bajísimos; pero es cierto y ellos no esconden que utilizan los datos para ciertas cosas (tendencias de mercado…) se supone que mantienen la privacidad pero utilizan los datos, esto para mí, es razón suficiente para no utilizar estos sistemas si quieres almacenar datos corporativos. Ahora mismo la solución que más me convence y con la que estamos ayudando a varias empresas en su implantación, es la nube pública de Microsoft, Office365 (más Azure), pero esta entrada de blog no da para hablar de los beneficios y problemas de esta solución.

Vale… migro mi correo a Office365 con Exchange y SharePoint online para el repositorio de archivos u otras solución de Saas que me haya convencido ¿pero qué hago con otras aplicaciones que los proveedores de nube no me puede facilitar?, si quieres migrar todos tus servicios a la nube entonces para esas aplicaciones seguramente sea necesario que contrates máquinas virtuales en la nube (Iaas) para poder desplegar allí tus soluciones.

Podríamos seguir hablando de los beneficios de los sistemas de computación en la nube, pero esa información es fácil de encontrar en los proveedores de estos servicios, prefiero alargar un poco más esta entrada para hablar de las limitaciones:

  • Perdida de datos: selecciona un proveedor de nube de tu confianza, un proveedor que no desaparezca del día a la noche ni que cambie sus políticas de los datos que almacena de ti así como así, aun así no te fíes de nadie; debido a que los sistemas en la nube no permiten a los usuarios poseer físicamente los dispositivos de almacenamiento de sus datos, opino que es primordial tener un sistema que permita obtener el 100% de los datos almacenados en la nube, ya sea mediante sistemas de terceros o propios que nos faciliten en un momento dado obtener nuestra información independientemente de las posibilidades que ofrezca nuestro proveedor de nube, además esto nos asegurará que si en un futuro deseamos migrar de sistema nube o a uno nuestro, podamos realizarlo independientemente de las facilidades que nos ofrezca el antiguo proveedor de nube.
  • Dificultad de valorar la fiabilidad de los proveedores.
  • Los mecanismos de autentificación no son muy fuertes.
  • La computación en nube ha sido criticada por limitar la libertad de los usuarios y hacerlos dependientes del proveedor de servicios. Richard Stallman ha afirmado que la computación en nube es “simplemente una trampa destinada a obligar a más gente a adquirir sistemas propietarios, bloqueados, que les costarán cada vez más conforme pase el tiempo”

Dicho todo esto me parece que en este momento, teniendo ciertas precauciones,  lo cabal es migrar los servicios de información de nuestras empresas a sistemas en la nube.

Share on FacebookGoogle+Share on LinkedInshare on TumblrTweet about this on TwitterEmail to someone